Yaquino Celli: Una vida entorno al fútbol

El actual asistente técnico del primer equipo, recordó sus años como jugador en el fútbol profesional venezolano

 

Prensa Metropolitanos FC | Escrito por: Alan Navarro | Fotografías de: Alan Navarro

 

Yaquino Celli siempre ha estado ligado al fútbol, contando con una amplia carrera que le dejó gratos momentos. Hoy en día se desempeña como asistente técnico de Hugo Savarese en el primer equipo de Metropolitanos FC, labor siente con mucho orgullo y de mucho aprendizaje.

 

Sus inicios fueron de forma inesperada, época donde su mayor concentración pasaba por su carrera universitaria pero nunca dejando a un lado su pasión por el fútbol. Representó a sus 18 años los colores de la Universidad Central de Venezuela en unos JUVINES, destacando ante los ojos de quien hoy dirige a la selección nacional, Noel “Chita” Sanvicente. “Hicimos un partido amistoso contra el Caracas FC, el asistente del primer equipo era el actual técnico de la selección de mayores. En aquella ocasión, tuve la oportunidad de recibir el llamado para estar en la selección de distrito, la cual él dirigía. Asistí y gracias a esa actuación, recibí la invitación para hacer la pretemporada con el Caracas FC en segunda división”, recordó Yaquino con gran emoción.

 

“Gracias a Dios me fue bien, con 20 años no jugué Sub 20 sino que empezó mi carrera en la Segunda División gracias al profesor Chita, de allí en adelante estuve seis años en el Caracas FC de los cuales fueron tres en Segunda, dos en Primera y seis meses que estuve a préstamo. Así comenzó todo”, añadió.

 

Su vida siempre ha girado entorno al fútbol, sangre que nunca ha negado sus raíces contando el apoyo fundamental de la familia. “Mi papá siempre fue un apasionado al fútbol, igualmente mi hermano Luiyi que siempre estuvo la intención de poder integrar de manera profesional al fútbol la cual no tuvo tanta suerte. Mi mamá por supuesto dándome apoyo, desde chamo nunca se perdieron un partido mío; cuando comencé en Caracas, si jugábamos en Maracay hasta allá iban a ver los partido. Si no fuera por ese apoyo familiar y en especial por mi papá que me llevaba a todos lados, no hubiese podido alcanzar las metas que tracé en el fútbol profesional venezolano”.

 

Con una amplia trayectoria, pasando por cinco equipos en el fútbol profesional venezolano, Yaquino Cellí recordó sus años como jugador donde vivió momentos dulces y otros amargos, pero siempre con la disposición de aportar y aprender. “Después de salir del Caracas, estuve con el Centro Ítalo donde logramos el ascenso. Pertenecí a las filas del Marítimo, lugar donde también logramos el objetivo. De allí estuve en dos ocasiones de subir a Primera con Atlético Venezuela y por último con Metropolitanos FC”.

 

“De todos aprendí, siempre tuve la dicha de pertenecer a estas instituciones donde aprendí muchísimo. Lamentablemente, cada vez que estábamos en Primera no corrí con la suerte de ver tantos minutos como en Segunda. Eso me formó como profesional y como persona, le debo mucho al fútbol, lo que tengo es gracias a este deporte”, anexó.

 

Sus últimos años como jugador

 

Yaquino llegó a Metropolitanos FC para quedarse, aunque no contó en todo momento con el entrenador, fue pieza clave en varios encuentros. “Mi último año fue bastante duro en el sentido psicológico, me encontré con un técnico que a pesar de todo mi recordó como jugador, no contaba 100% conmigo. Gracias al apoyo familiar pude llevar las cosas y esperar mi oportunidad. Justamente contra Arroceros, venía de tener cinco partidos sin estar en los planes del técnico, me sentía súper preparado tanto física y mentalmente. Fue un partido vital para nosotros subir en la tabla y cumplir el objetivo que fue el ascenso”.

 

Nuevo rol en el deporte de sus amores

 

Actualmente se desempeña como asistente técnico del primer equipo, labor que asume con mucho profesionalismo. “Tengo mucho que agradecerle a Hugo Savarese por darme la oportunidad de pertenecer a la academia y seguir ligado a Metropolitanos FC. Me encanta la posición en la que estoy ahorita ya que tengo muy fresco muchas cosas del torneo, como decir climas, estadio. Conozco muchísimos entrenadores, estuve a sus órdenes o fueron mis compañeros. Muy entusiasmado de ser el nexo entre el cuerpo técnico y jugadores”.

 

“Quiero seguir creciendo, seguir aprendiendo de todos los entrenadores porque uno saca lo bueno y lo malo de cada uno y agarrar lo que es mejor para uno. La verdad en un principio, cuando era jugador no me veía como entrenador, más bien me veía como un directivo del fútbol por muchas cosas que me pasaron y quería cambiar eso en el fútbol venezolano. Se me dio la oportunidad y me fascina, estoy allí a pie de cancha y no niego que me pican los pies por jugar (risas)”, concluyó.