Un error pasó factura en “La Guacamaya”

Encuentro correspondiente a la jornada 19 de Serie Nacional

 

 

Los dirigidos por Marco vivas cayeron 1-0 ante el Deportivo La Guaira

 

 

Alfonso Ioannoni | PRENSA METROPOLITANOS FC.- La categoría sub 20 de Metropolitanos FC visitó ayer al Deportivo La Guaira en la cancha del Polideportivo Fray Luís de León, en el encuentro correspondiente a la jornada 19 de la Serie Nacional.

 

El juego era de vital importancia para Marco Vivas y sus dirigidos, ya que una victoria les permitiría ponerse a tiro de los puestos de clasificación.

 

El juego que comenzó a las 2:00 de la tarde estuvo desde el pitazo inicial lleno de mucho roce y con ambas oncenas bien paradas en el fondo, por lo que los dos equipos optaron por los remates de media y larga distancia, sin embargo, todos los intentos encontraron bien parado a los guardametas.

 

El primero en probar por el lado violeta fue Abraham Cabezas, quien al minuto 10 sacó un potente remate que fue rechazado por el arquero del Deportivo La Guaira. 

 

Posteriormente, el volante Alberto Orta haría lo propio en par de oportunidades, pero siempre consiguiendo al guardameta litoralense bien ubicado.

 

De esta forma fueron pasando los minutos hasta que el árbitro hizo sonar su silbato y mandó a los 22 protagonistas al descanso.

 

La segunda parte inició de la peor manera para Metropolitanos. Con tan solo segundos, el jugador Yonder Silva, aprovechó una desatención en el fondo metropolitano y puso el 1-0 en el marcador.

 

A pesar del duro golpe, la sub 20 violeta no bajó los brazos, adelantó líneas y fue en búsqueda de la igualdad.

 

Por su parte, los dueños de casa retrocedieron y se dedicaron a mantener la ventaja.

 

Los minutos transcurrían y el banco metropolitano comenzaba a moverse. El delantero José Gregorio Delgado y Darwin Chacón fueron los primeros en ingresar.

 

Chacón tuvo el empate al minuto 85, cuando cabeceó un preciso centro por la banda izquierda, pero su remate se fue por encima del arco litoralense.

 

Con el 1-0 en el marcador el árbitro hizo sonar su silbato y decretó el final del encuentro.