Los juveniles recolectaron 10 puntos ante Petare F.C., siendo el cuadro parroquial el que más veces resbaló ante los morados

 

 

Prensa Metropolitanos FC | Escrito por: José Pablo Lobo (@Pablo27Lobo) | Fotografías de: Víctor Osuna (@vaos0497)

 

Emprender el camino con miras a la gloria jamás ha sido fácil, conlleva esfuerzo, sacrificio y constancia, ya que los obstáculos siempre abundan para intentar detener el trayecto realizado, por lo que superarlos es premisa para alcanzar los objetivos enmendados.

 

La categoría Sub. 18 de Metropolitanos Fútbol Club inició la travesía enfocada en plantarse entre los mejores elencos del balompédico nacional, contando en sus filas con noveles, pero talentosos futbolistas que acumulan deseos de consolidarse como atletas profesionales en la institución caraqueña.

 

El cuadro violeta estuvo en el quinto grupo del certamen juvenil, emparejado con Caracas F.C., Deportivo La Guaira, Petare F.C., Fratelsa Sport y Pacairigua S.C., contrincantes que siempre dan pelea hasta el pitazo final de cada cotejo.

 

Los usemistas cerraron el calendario con 27 puntos en la tabla acumulada luego de 19 enfrentamientos, estableciéndose en el tercer peldaño de la zona. Se quedaron a puertas del acceso a la siguiente instancia del campeonato organizado por la Federación Venezolana de Fútbol tras tanto batallar y dejarse la piel por el escudo púrpura.

 

En la faceta ofensiva, los de la metrópoli cosecharon 27 goles, destacando el punta de lanza y capitán, Sebastián Vera, con cuatro tantos. La retaguardia capitalina encajó 31 dianas, aunque los cancerberos, Juan Varela y Armando Hernández, colocaron el cerrojo en su arco en cinco oportunidades.

 

“De este grupo destaco el compromiso que se tuvo en todo momento y como a pesar de tener dificultades en los partidos siempre seguíamos intentándolo. Al final nos quedamos cerca de la meta, pero estoy seguro que el año entrante seremos mejores”, resaltó el golero capitalino, Juan Varela, quien en varias oportunidades fue convocado para el filial citadino dirigido por Marco Vivas.

 

El número uno metropolitano expresó que perdieron muchas unidades en los juegos importantes por salir al campo ansiosos, lo que se reflejaba en las decisiones tomadas. Para Varela, el desarrollar la serenidad en el venidero curso ejercerá como factor fundamental  para obtener los resultados esperados.

 

“Dentro de todo se hizo el mayor esfuerzo para llegar lo más lejos posible. Me parece que de todo se aprende, fue una temporada de aprendizaje para el desarrollo personal y grupal”, concluyó el guardián del jardín violeta.

 

Un par de semestres que otorgaron enseñanzas a un puñado de jóvenes, que ya esperan con ansias el 2018 para demostrar que lo ocurrido en el quinto aniversario de la entidad de la urbe fue solo un obstáculo en el sendero.