Sub 18 violeta regresó con las manos vacías de Puerto La Cruz

Tomás De Andrade y Andrés Vera anotaron los goles violetas

 

Los dirigidos por Marco Vivas cayeron 3-2 ante el Deportivo Anzoátegui

 

Alfonso Ioannoni | PRENSA METROPOLITANOS FC.- Las categoría Sub 18 de Metropolitanos FC visitó el día de ayer al Deportivo Anzoátegui, en el  Estadio Salvador de la Plaza de Puerto la Cruz.

El encuentro que arrancó a la 1:00 de la tarde fue comandado desde el primer minuto por la escuadra capitalina, que con constantes desbordes y juego asociado intentaba ponerse en ventaja.

Al minuto 30, los esfuerzos dieron resultado, cuando un balón largo del guardameta Brian Rubinaccio fue aprovechado por Boris Bruno, quien ganó la espalda de la defensa local y pudo meter un pase a su compañero, Tomás De Andrade, quien solo tuvo que empujar el balón para adelantar a la oncena metropolitana.

Sin embargo, la alegría solo duró 10 minutos, ya que el principal sentenció pena máxima por una mano dentro del área del jugador, Andrés Infante, que permitió al Deportivo Anzoátegui poner la igualdad en el marcador, por intermedio del jugador, Julio Díaz.

Con el 1-1 en el marcador, el principal hizo sonar su silbato y mandó a los 22 protagonistas al descanso.

El segundo tiempo arrancó con la misma tónica, y con solo 6 minutos transcurridos, el capitán Andrés Vera volvió a adelantar a los dirigidos por Marco Vivas.

La respuesta de los dueños de casa no se hizo esperar, ya que en el minuto 55, el jugador José Brito, volvió a poner la igualdad en el marcador.

El entrenador Marco Vivas comenzó a mover su banco buscando alternativas que le permitiera aportarle frescura al equipo y quedarse con la victoria. Sin embargo, al minuto 70, José Brito volvió a hacerse presente en el marcador y puso el 3-2 a favor del DANZ.

A pesar del gol en contra, Metropolitanos FC no bajó los brazos, adelantó líneas y fue en búsqueda de la igualdad, pero a pesar de los constantes intentos, no pudo conseguir el gol.

Con los 90 minutos cumplidos y el 3-2 en la pizarra, el árbitro dio los tres pitazos y sentenció el final del compromiso.