Los caminos de Metropolitanos Fútbol Club y Rafael Santana Fontes, toman direcciones diferentes. Tras haber cumplido dos temporadas al mando del combinado violeta, el reconocido entrenador y la Junta Directiva decidieron emprender rumbos distintos, no sin antes agradecer a quien fuera mandamás de la escuadra caraqueña por un par de calendarios, suficientes para ascender a Primera División como monarcas es su primer intento y luchar por ingresar a la Liguilla hasta el último compromiso del Torneo Clausura 2017, quedándose apenas a un punto de la hazaña, solamente truncada por una victoria del Zamora 0-1 en Monagas.

 

Por su entrega, determinación, profesionalismo e infinita pasión por estos colores, desde el tren directivo de la escuadra capitalina reconocen la labor realizada por quien dejó todo en cada compromiso, siendo líder de un grupo que apostó a trascender apelando al amor propio como premisa fundamental. “Rafa”, junto a sus asistentes Rafael Eduardo Santana y Josué Santana Segovia, no estarán detrás de la raya, por lo que en la intimidad del club caraqueño les desean el mayor de los éxitos en la asunción de proyectos venideros en sus dilatadas carreras.

 

De igual manera, necesario es destacar que, aunque no ejercerá funciones de entrenador, el oriundo de Islas Canarias y ex director técnico de la Vinotinto, seguirá ligado al equipo como asesor deportivo, ejerciendo un rol fundamental en lo que a la ejecución del proyecto violeta se refiere, trabajando arduamente para cumplir el sueño de una familia que labora en pro de enaltecer valores deportivos para contribuir en el desarrollo de grandes atletas, pero principalmente buenas personas.

 

Decimos gracias por las 29 victorias logradas en este ciclo, los 21 empates que con gallardía obtuvimos y los 23 aprendizajes que nos dejó el camino en cada una de las competiciones disputadas. Agradecemos haber sido campeones de la categoría plateada venezolana y el doblegar a escuadras llamadas a ser protagonistas, como Caracas, Mineros, Deportivo La Guaira y Zamora, demostrando que el color púrpura tiñó de emoción al certamen en su segunda incursión como equipo de Primera. Por todo esto y mucho más, ¡Muchas gracias, profesor!