Metropolitanos siente el sabor Vinotinto

En vísperas del reinicio de las eliminatorias sudamericanas al Mundial Brasil 2014, la gerencia, el cuerpo técnico y los jugadores de Metropolitanos FC, analizan lo que ha sido el crecimiento de la selección nacional, que se sitúa en quinto lugar en la clasificación, que permite jugar el repechaje con un combinado asiático, igualado con Chile con 15 puntos, pero con menor diferencia de goles.

El director técnico de la oncena violeta, Rafael Santana, afirmó que cada partido de las eliminatorias se juega con una característica propia, ninguno es parecido al otro para la Vinotinto.

“No son fáciles y tampoco los han sido, lo bueno es que dependen de ellos mismos”, señaló el timonel en referencia a la selección mayor.

Santana lleva de manera intrínseca el ADN de la selección, siendo hijo del mítico referente del combinado nacional, el señor Rafael Santana padre, autor del primer gol de la Vinotinto en la historia de la Copa América, en Uruguay 1967.

El entrenador de Metropolitanos, consideró que ha sido importantísimo todo el trabajo que ha realizado la selección, a pesar que el carácter férreo que impone el seleccionador nacional César Farías pueda no contar con la empatía de muchos.

“César (Farías), tal vez no es el más simpático, pero nosotros los técnicos nos mantenemos en los cargos por los resultados y no por la simpatía”, apuntó.

El estratega apuntó que Farías “ha manejado un proceso importante con la selección absoluta, ha venido trabajando con los juveniles, logrando clasificaciones a los mundiales sub 20 y sub 17”.

Dijo que el seleccionador nacional logró integrar las ciencias aplicadas al deporte, buscando el mejor provecho de las mismas, contando con cámaras hiperbáricas propias,  y “software de altas tecnologías”, algo que, según Santana,  “habla de la evolución dada en lo deportivo y futbolístico”.

Asimismo, el  volante, Anderson Arciniegas,  señaló que su meta es poder jugar con la selección, y para ello quiere llevar con su fútbol al equipo a Primera División.

“Uno nunca pierde la fe, se tiene la esperanzas de un llamado de la selección, volver a jugar primera división y ser tomado en cuenta”, comentó el jugador.

Arciniegas, de 25 años, cree que el equipo nacional es poseedor de un buen toque de pelota, un arma fundamental para alcanzar la clasificación a Brasil 2014: “También la táctica fija es su herramienta, además que conforman una gran defensa”.

El polivalente jugador, Renier Rodríguez, habló desde la experiencia, pues formó parte del proceso que comandó Richard Páez Monzón en la Vinotinto, una estadía que le permite llevar esa jerarquía que lo caracteriza en el campo.

“No pierdo las esperanzas de volver a vestir la Vinotinto, me preparo física y mentalmente para ello”, manifestó.

Reconoce que debe recuperar terreno ante la sana competencia que existe en la geografía de jugadores que hoy día son elegibles por el cuerpo técnico nacional.