Los pupilos de Dani De Oliveira recibirán al equipo porteño por la primera fecha del Torneo Apertura 2018 en las instalaciones del Nacional Brígido Iriarte

Redacción: Miguel Santana (@santanadeportes)

Fotos: Alfonso Ioannoni (@agim_7)

El camino a la excelencia empieza donde los miedos terminan. Listos para hacer frente a su tercera temporada como equipo de Primera División, Metropolitanos apuesta por algo más que competir. Esta vez, los violetas desean trascender y marcar una huella con la determinación de un grupo unido en idéntica causa. La Academia Puerto Cabello se traslada a Caracas para poner a prueba al elenco capitalino, que listo se encuentra para superar los exámenes de este primer nivel. Dicho compromiso se efectuará a las 11 de la mañana en la cancha del legendario Estadio Nacional Brígido Iriarte de El Paraíso, casa del club púrpura.
Guiados por Dani De Oliveira, superar lo hecho en zafras previas se convierte en deber inmediato. La experiencia de los capitanes Juan Medina y Anderson Arciniegas se combina con el ímpetu de elementos que quieren abrirse paso en rol protagónico, como Arnold López, Drexler Peñafiel y el colombiano Cristian Cangá. Al resultado de dicha fórmula debe sumársele el poder ofensivo de un capitán que trajo su cinta desde Nicaragua, Juan Barrera; y al espigado artillero argentino Alexis Ramos, quien promete ser determinante en zona de resolución.

Tratándose de un contrincante recién ascendido a la categoría dorada, los porteños tienen las mismas pretensiones que el cuadro local. Su escala, producida en mesa, les obligó a fichar con la rapidez del caso, pero aquello para nada significa una desventaja. Jugadores de gran valía como Laynecker Zafra, Kenny Romero, Jhoan Arenas, Rolando Escobar y Emilio Rentería, querrán marcar diferencia.

“En ningún momento vamos a cometer el error de subestimar a nuestro primer rival, ni creemos que tenemos la obligación de pasarles por encima. Todo lo contrario, sentimos respeto hacia ellos y estamos conscientes que tienen herramientas suficientes para competir a este nivel”, manifestó Alberto Fros, asistente técnico y encargado de estudiar al combinado carabobeño antes del duelo. 

“Luego de una pretemporada bastante completa, hemos hecho todos los ajustes necesarios para que el equipo entienda por completo la idea que tenemos, y aunque respetamos al rival, la necesidad de ser efectivos en casa nos hará jugar con toda nuestra maquinaria. Saldremos a buscar un triunfo”, agregó el entrenador Dani De Oliveira plenamente convencido de obtener un lauro.

Para ser determinantes como amos del patio, Metropolitanos deberá apelar al correcto uso de sus armas. Tito Rojas, cancerbero de amplia experiencia en Venezuela, está listo para ahogar gritos de goles contrarios; Jhonny González quiere sacar provecho de su velocidad por derecha; y Josmar Zambrano, de botín prodigioso en mitad de cancha, no escatimará esfuerzos para exhibirse sólido. 

“Obtuvimos buenos resultados en encuentros de preparación, pero los amistosos y juegos oficiales son cosas diferentes. Hemos trabajado mucho para que los protagonistas en la cancha entiendan el nivel de responsabilidad que tienen, por lo que ellos están claros de las capacidades que deben explotar”, explicó el técnico.

Antes de anclar en Caracas, De Oliveira estuvo a solo una firma de vincularse a un proyecto internacional, pero ser cara visible de un proyecto con base en la pasión que le define, fue más que suficiente para volver a la ciudad que le ha visto crecer y desarrollarse. El momento de demostrar su clase ha llegado.

“Mi premisa siempre ha sido la excelencia, cosa que encontramos a través del trabajo, humanismo, disciplina y autodeterminación. Para nosotros es una obligación tener una temporada a la altura de esta gran institución”, concluyó.

Una vez abran sus ojos, los aficionados del balompié vinotinto solamente tendrá que arreglarse para asistir al mítico escenario deportivo ubicado en la cuna del Libertador. La fresca mañana estará acompañada de un compromiso que servirá de termómetro para avizorar el futuro de un plantel que en el mismo sentimiento empuña la ilusión de ser inmensos. Antes de llegar al alto nivel, deberán aprobar la materia de una Academia: cómo ganar en suelo propio.