Prensa Metropolitanos | Redacción: Miguel Santana (@santanadeportes)
Fotografías: Alfonso Ioannoni (@agim_7)

El fútbol y Luis Morales se conocieron con la llegada del nuevo milenio, y suman 17
años de unión sin alguna novedad. Ha vivido en diferentes ciudades del país, y en su
currículo están sustentados cinco campeonatos de Segunda División, pero todavía
ninguno en la máxima categoría del balompié rentado nacional. Es como un campeón
de plata que quiere oro, siendo esta una ocasión perfecta para soñar con el brillo
amarillo. Metropolitanos es su excusa perfecta para hacer de cada día un nuevo
motivo en búsqueda de la excelencia- Él quiere que 2018 sea un año de consagración.
De su casa a la cancha recorre el camino de las ideas a implantar cuando llegue al sitio
predilecto. La Universidad Santa María ha sido el segundo hogar de un hombre que no
descuida detalles. Maratonista y deportista por vocación, entiende la importancia del
estudio diario en el continuo aprendizaje. Las expectativas del venidero Torneo
Apertura 2018 son grandes, queriendo traducir en puntos lo hecho con sus manos.
“Quienes hacemos vida en Metropolitanos trabajamos para lograr algo más que
solo llegar al octogonal. Nuestra meta pasa por ser un equipo con identidad y
competitivo, que sea capaz de marcar diferencia ante cualquier rival”, dijo de
entrada en calor, de idéntica forma al uso de una metodología particular.
“Congenio con las ideas del entrenador, Dani De Oliveira, quien ha hecho mucho
énfasis en la periodización táctica, por lo que trabajo en función de ello. El
cuerpo técnico está unido y este ambiente es excelente”, continuó.
El preparador físico del combinado violeta se ha trazado metas altas pensando
en tiempos venideros, siempre entendiendo que para hacerse con los máximos
honores, imprescindible es dar lo mejor de sí en cada oportunidad.
“He tenido la dicha de ser campeón cinco veces en Segunda, pero nunca he
logrado un título importante en Primera División, así que siento que ha llegado
la hora de apostarlo todo para lograrlo. Uno trabaja para conseguir algo grande
y quien todo lo da, siempre tiene premio al esfuerzo”, expresó.
Faltan pocos días para escribir una nueva página en la historia del elenco capitalino, y
Morales piensa inmenso. Los caraqueños quieren afianzarse como escuadra
competitiva, sacando absoluto provecho de los conocimientos que ofrece un
profesional de amplia experiencia. El primer se traduce en soñar y no desmayar.