El Torneo Apertura de la Serie de Oro está por finalizar, y en cada compromiso que han disputado los juveniles violetas en el semestre, el esfuerzo y la dedicación en el terreno de juego se debe, en parte, a la forma física que presentan los jugadores del cuadro capitalino.

El encargado de la preparación física de las categorías Sub 18 y Sub 20 es Irving Rangel, que en cada práctica busca sacar lo mejor de los jóvenes violetas, para que lleguen de buena manera a los partidos.

“Desde el punto de vista físico, la Sub 20 siempre ha estado a la altura en los juegos, ya que ellos trabajan a la par del plantel del primer equipo. El inconveniente que tuvieron ellos (Sub 20) era que se caían anímicamente si recibían un gol y era difícil remontar los encuentros”.

 “Aunque a los equipos como el Caracas y La Guaira hicieron tremendos partidos y siempre mantuvieron la consistencia física. La parte psicológica era los que le afectaba, pero en estos últimos encuentros se nos han dado los resultados”, indicó Rangel.

Lo que buscan desde la preparación física es implementar la misma manera de trabajar desde el primer equipo hasta las categorías menores. “Los grupos han estado a la altura, ya que hemos trabajado de manera lineal, con la planificación que utiliza un equipo de primera, adaptándole las cargas a las categorías juveniles. A las categorías menores les implementamos un trabajo de fuerza de los miembros superiores, diseñado por todos los preparados y Alberto Fros, ya que anteriormente era una deficiencia que tenían los atletas”.

A raíz de estos trabajos, los resultados han sido sobresalientes para los jóvenes futbolistas que buscan desenvolverse de la mejor manera en los terrenos de juego. “Luego de implementar esta línea de trabajo, físicamente se ha notado la diferencia en todas las categorías, y esto ha permitido que se den los resultados. La mayoría están peleando por el primer lugar de la tabla. Terminamos el Apertura de buena manera”, culminó el preparador físico de la Sub 18 y Sub 20.