Oropeza sueña con un 2018 lleno de grandes éxitos

Redacción: Miguel Andrés Santana (@santanadeportes)
Fotos: Alfonso Ioannoni (@agim_7)

El conocimiento de “Oro”, pesa. Germán era arquero del desaparecido y añorado Marítimo Sport Club, escuadra que marcó una época en el balompié profesional de Venezuela. Sus guantes reposan en lo profundo de un cofre que atesora imborrables recuerdos en forma de vivencias que ahora transmite. Tiene tres pupilos en la primera fila: Tito Rojas, Eddy Vargas y Miguel Silva. Su objetivo es sacar provecho de las cualidades que tiene cada uno en pro de lo que Metropolitanos necesite y su trabajo se pone de manifiesto cuando nadie recibe anotaciones.

La inmediatez no lo consume. Es un hombre de redes sociales, que a diario adquiere nuevos conocimientos sentado frente al computador y de pie, mirando al arco. Sus teorías se hacen práctica de forma rápida, porque la dinámica del fútbol no da espacio para relajarse. Estar al lado de Dani De Oliveira le genera un compromiso lo suficientemente grande como para querer ser excelente, así que su única constante se llama cambio. Tiene una visión clara de lo que propone.

“Estamos trabajando con mucha intensidad desde finales del año pasado para que el equipo se acople rápidamente a lo que quiere el entrenador, y desde lo que mi trabajo se refiere, contar con profesionales entregados hace que todo sea más fácil”, explicó el caraqueño.

“Estoy haciendo énfasis en las pelotas rastreras y aéreas, todo según el sistema del técnico. También debo decir que como preparador físico, Luis Morales está haciendo una labor genial, lo que nos hace pensar en grande a tan solo días de haber iniciado el Apertura”, continuó.

Sobre sus discípulos, expresó que todos trabajan con idéntico compromiso, teniendo en Miguel Silva a un diamante en bruto que deberá explotar a futuro. Cada uno de ellos lo dará todo para ganarse el puesto de titular, aunque nadie tenga garantizada la asunción del puesto ubicado bajo los tres palos.

Oropeza, cuyas primeras tres letras de su apellido dan forma al sobrenombre, muestra sus trabajos a otras latitudes, porque uno de sus principales objetivos es sobrevolar espacio venezolano y aterrizar en un lugar donde otras culturas inserten el sello de un tipo que trabaja con mucha entrega.

“Tengo un inmenso compromiso con Metropolitanos, pero como profesional siempre he tenido la inquietud de trabajar en otra liga. Tal vez esta sea una buena oportunidad para mostrar lo que puedo hacer, así que no la desaprovecharé”, develó con la sinceridad del caso.

Y nadie puede dudar que eso ocurra. Solo el destino sabe hacia dónde podrá ir, pero cuando se trabaja para aprender algo nuevo cada día, la vida sonríe. Tener un semestre de ensueño dependerá de lo que hagan los tipos a quienes guía. No los concibió, pero existe un trato paternal.