El arquero de Metropolitanos se convirtió en padre recientemente

Redacción: Miguel Santana (@santanadeportes)
Fotos: Victor Osuna (@vaos99)

 

Hace unos días, Valeria Aranza dio su primera muestra de vida, con un grito que retumbó en el corazón de su padre, Eddy, experimentado arquero y a partir de ahora, cancerbero de las ilusiones que consigo trajo una hermosa bebé. Dani De Oliveira le otorgó permiso para que estuviera presente en uno de los momentos más importantes de la vida, porque en la familia de Metropolitanos, lo humano prevalece. De regreso al cumplimiento de sus labores, el aragüeño está listo para un nuevo reto, pero a diferencia de ocasiones anteriores, está vez no solo quiere jugar, sino compartir con los novatos todas las experiencias que ha atesorado en su carrera.

Hijo de Villa de Cura, con experiencia en Aragua Fútbol Club, Portuguesa y Academia Puerto Cabello, ha vivido diferentes etapas en la metrópolis violeta. Con los púrpuras, jugó en Segunda y Primera División, siendo considerado uno de los elementos con más sentido de pertenencia en la institución usemista. En los últimos meses ha fungido como titular del filial y preparador de guardavallas juveniles, todo sin desenfocar la mira. Está entrenando como lo hacía siendo un niño.

“Hoy, en el equipo respiramos un ambiente lleno de fraternidad. El técnico tiene a su disposición tres porteros que van a cumplir con lo que él exija. Tito Rojas es un gran profesional del fútbol; Miguel Silva tiene todo un futuro por delante y yo siempre estaré listo para recibir la oportunidad. El arco no es problema”, dijo.

Germán Oropeza ha sido su maestro en gran parte del camino que le ha llevado hasta aquí, enseñándole técnicas que usa para ahogar gritos rivales. Como parte del combinado de Tercera, sacó tantos goles que pareciera no ser víctima de los años. Está plenamente enfocado en lo que quiere, y con determinación pretende actuar.

“Cuando me retire, seguiré ligado al fútbol. Esto es lo que más me gusta y lo que mejor sé hacer. El día que mi cuerpo diga que no puede más, haré caso, pero en estos momentos me siento capacitado para ser el titular”, manifestó Vargas.

“Burro” es su sobrenombre, y quizás sea porque trabaja como tal. No existe cansancio cuando amas lo que haces, y más si tienes motivos para trascender. Ahora Valeria lo espera en casa, para que su padre le cuente cómo le fue en su jornada.