El estratega de Metropolitanos prepara la confrontación del próximo viernes haciendo énfasis en detalles a corregir para trascender en Puerto Ordaz

 

Redacción: Miguel Santana (@santanadeportes)
Fotos: Alfonso Ioannoni (@agim_7)

No es una osadía, ni tiene pinta de utopía. Dani De Oliveira ha sido claro al decir que Metropolitanos puede sumar tres puntos este próximo viernes en el Centro Total de Entretenimiento Cachamay, donde los violetas visitarán a Mineros de Guayana, actual campeón de Copa Venezuela y finalista del pasado Torneo Clausura 2017. Sus palabras son un dardo al centro de la diana, que, cargadas de pura motivación, enaltecen valores en dirección a la excelencia.

Su evidente molestia al término del último compromiso fue notoria. Trabaja para ganar, y solamente aquello es válido. Los empates son una puñalada al orgullo de un estratega cimentado en la competitividad como premisa de vida, pero el 0-0 contra Puerto Cabello es periódico de ayer, dejando un titular que presagia buen fútbol a 12 horas de camino. Puerto Ordaz será la segunda parada el metro violeta, que no quiere desencarrillar su rumbo hacia los senderos del triunfo.

“Vamos a jugar contra un equipo que presiona muy bien, así que tomaremos las previsiones necesarias para demostrar lo que podemos hacer, sin olvidarnos que cuando hablamos de comparaciones, todos tenemos las mismas probabilidades de principio a final. Estar en una cancha que se encuentra en excelencias condiciones nos ayudará a hacer el partido que queremos”, explicó el caraqueño, diciéndose listo para el choque válido por la jornada dos del campeonato, para posteriormente recibir a Deportivo Anzoátegui.

Trabajar en maximizar los recursos de sus atacantes para así optimizar el rendimiento en zona de definición fue una de las correcciones inmediatas. El domingo pasado, su equipo gozó de tres ocasiones claras y no acertó de cara al marco. Por ello, espera que ahora la historia tome un curso distinto al primero.

“A Mineros podemos ganarle. No tengo ninguna duda de eso, porque este grupo está claro que puede hacer historia. Tenemos una plantilla competitiva, que va a ir incrementando su calidad en la medida que el torneo se desarrolle”, manifestó.

Mantener el mismo sistema, siempre apoyándose en la tenencia y rápida circulación del balón como técnicas de uso continuo, será clave. De Oliveira y sus pupilos no creen en nombres, sino en los hombres que todos los días sudan para avanzar.