El ariete argentino se hizo presente en la paridad a dos entre Metropolitanos contra Deportivo Anzoátegui e irá por más en la actual temporada 

 

Redacción: Miguel Santana (@santanadeportes)

Fotos: Alfonso Ioannoni (@agim_7)


El fútbol sirvió en la bandeja de Alexis Ramos una oportunidad que no desaprovechó. Ser titular contra Deportivo Anzoátegui y anotar su primera diana como jugador de Metropolitanos le tranquiliza, porque todo artillero vive de goles; no obstante, hubiera cambiado que su nombre apareciera en el marcador por una victoria, pues como escuadra unida, en los violetas no prevalece ninguna distinción individual. Todo es trabajo para la escuadra que dirige Dani De Oliveira, quienes el próximo fin de semana medirán fuerzas contra Deportivo La Guaira.

 

Procedente de El Tanque Sisley uruguayo, su objetivo es afianzarse en el fútbol venezolano, demostrando así la valía de un portentoso remate importado desde Argentina. Fue al minuto 41 cuando un centro de Asdrúbal Castillo, previamente conectado por Juan Medina, terminó en la cabeza del sureño, quien apeló a la fórmula de dos cabezas en el área son gol. Era el 2-0 de un duelo que terminó 2-2.

“Más allá que me sentí cómodo en cancha y pude anotar mi primer gol, la sensación de no ganar nos hizo salir molestos, pero todo eso quedó en el pasado. Nosotros estamos haciendo un buen trabajo, cosa que se pone de manifiesto en cada entrenamiento y partido, solo que no hemos conseguido los resultados deseados. No tengo dudas que cuando ganemos, nos acostumbraremos a ser un equipo triunfador y todo estará bien”, dijo el argentino.

Ramos llegó al país con la ilusión de consagrarse como atacante referencia del balompié venezolano, cargando consigo la responsabilidad que tiene un elemento importado, siempre llamado a estar por encima del nivel local. En su misma posición están Cristian Cangá e Irwin Antón, compañeros que también aportan lo mejor de sí en función de una meta en común: ser un club protagonista.

“Siempre supe que el nivel de Venezuela es alto, por lo que no he dejado de prepararme cada día más para dar lo mejor de mí y también contribuir con todos los que forman parte del equipo. El gol da cierta tranquilidad, pero nunca confianza. Ahora más que nunca debemos buscar puntos”, agregó Alex. 

Solo sirve darlo todo. Esa es la premisa de un marplatense que en Caracas desea sonreír. En el camino irán presentándose ocasiones de las que deberá sacar máximo provecho, para que así su calidad del juego conlleve a cantidad de goles.