El juvenil de Metropolitanos ha mostrado buenas formas en los entrenamientos de interpretemporada y aspira debutar pronto en la máxima categoría nacional


Prensa Metropolitanos FC | Escrito por: Miguel Santana
 (@Santanadeportes) | Fotografías de: Alfonso Ioannoni (@Agim7)


Los sueños de un niño se están convirtiendo en la realidad de un futbolista. Con tres años de edad, Abraham comenzó a demostrar que su pasión tendría forma de balón y se expresaría en gotas de sudor ante la persecución de una meta llamada gloria, por lo que con el apoyo incondicional de su familia inició una carrera que actualmente lo ubica como miembro de las categorías inferiores de Metropolitanos, pero su talento innato en lo que al manejo de la esférica se refiere hace que quienes estén en las gradas presten especial atención al espigado volante de botines verdes. Tiene 16 calendarios y todo un futuro por delante. Sin miedo alguno, toca la pelota a Cristian Cásseres y Emilio Rentería, quienes ya habían debutado cuando este apenas nacía.

 

Absorbe conocimientos y recibe cada consejo con humildad, sabiendo que para escalar es necesario oír a los que saben. Debutar en Primera División es un deseo anhelado. “Estoy muy agradecido con el cuerpo técnico del club por darme la oportunidad de estar entrenando con el primer equipo, porque esto significa mucho para mí. Estar al lado de grandes jugadores me ayudará a mejorar mi nivel físico y futbolístico, que es lo que estoy buscando para ganarme un espacio en el futuro”, aseveró el mediocampista.

Presionar en la recuperación de cada balón e ir constantemente al ataque en una demostración de absoluta vocación ofensiva caracterizan al juego de Bahachille, cuyo ídolo y ejemplo a seguir por sus movimientos es el volante alemán Toni Kross. Está viviendo una experiencia única, de la que espera sacar máximo provecho para su crecimiento, pues ser joven le permite tener margen de error pensando en trascender.

“Mi meta es debutar en Primera División y poder estar al lado de estos grandes profesionales del fútbol, así que trabajo con entrega pensando que en algún momento recibiré la oportunidad. Me defino como un jugador rápido, fuerte, de buena pegada y con buen manejo de la pelota al momento de salir jugando”, describió el caraqueño.

Seguramente, con el devenir de los acontecimientos, muchas puertas se irán abriendo en el camino del joven futbolista, quien bajo la mirada del histórico estratega Rafael Santana trabaja pensando en convertir cada debilidad en fortaleza. El reloj y la pelota combinarán sus fuerzas para que en el momento propicio y en el escenario perfecto, nazca una ilusión.